El Fuego en nuestros sueños

La simbología que encierra el fuego se remonta a los comienzos de la humanidad, ya que a partir de su descubrimiento por parte del hombre, ésta comenzó a forjarse.

Sus enfoques abarcan desde el mantenimiento de la vida, a través de la alimentación y el calor, hasta la creación de los elementos necesarios para la misma como las herramientas y de armas para la destrucción, pero puntualmente en la antigüedad su simbolismo más fuerte era el que se refería a la “purificación”.

Por ello su significado alcanza los niveles espirituales y se relaciona a la llama directamente con el intelecto, a partir de este enfoque el fuego representa el elemento de la creación y la destrucción, teniendo entonces un matiz divino.

Al visualizar en nuestros sueños, una llama que asciende al cielo en forma vertical, recta e integra, se dice que el intelecto se encuentra al servicio del espíritu, definiendo para ese momento de nuestras vidas una etapa que finaliza, para que trascendamos a un nivel más espiritual, una etapa de reflexión y compresión es el presagio que este sueño trae consigo.

Si la llama es vacilante o entrecortada, nos indica que en ese momento estamos atravesando por una etapa de dudas, en lo que respecta a nuestras creencias o Fe, un momento en el que necesitamos alcanzar el nivel espiritual, pero no sabemos como y por lo tanto nos encontramos en una encrucijada o confusión de identidad.

Cuando el fuego es muy vivo o de color rojizo y a su vez humeante, nuestra vida pasional se encuentra en su máximo apogeo y los errores pueden hacerse presentes, ya que el intelecto queda de lado ante estos sentimientos descontrolados. Continuará.

Imagen: flickr

Esoterismos.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos