Los Gatos, las estrellas esotéricas más antiguas.

Los gatos han sido los protagonistas de mitos y leyendas de todo el mundo a través de todos los tiempos, un ejemplo simple es la Esfinge egipcia, cuya antigüedad cada vez es mayor a medida que la ciencia avanza en cuanto sus dataciones temporales y sobre la cual se tejen infinidad de historias sobre su origen, comenzando por supuesto por la Atlántida.

Han sido motivo de adoración de distintas culturas, pero la egipcia es realmente fascinante, así como algunos los han adorado otros los han condenado en el mundo de las supersticiones sobre la mala suerte, siendo el gato negro el que se lleva las palmas en este aspecto.

Según se cuenta todo comenzó en el Antiguo Egipto, cuando los egipcios identificaron a los leones que merodeaban alrededor de su tierra con el Sol, creían que a la puesta del sol, su Dios “Ra”, moría para descender al infra-mundo por el Oeste, para renacer de nuevo en el Este, al amanecer.

Por lo tanto durante la noche, “Ra” podría encontrarse en gran peligro, ya que sus enemigos, encabezados por el gran serpiente Apophis no dudarían en tomarlo desprevenido y atacarlo, poniendo así el universo entero en peligro.

Así atribuían a los leones su custodia hasta la puesta del sol, ya que estos podían mantener vivos los rayos solares en sus ojos, ya que para los egipcios, los leones al igual que los felinos domésticos, tienen la propiedad en sus ojos de reflejar luz en la oscuridad, de aquí su relación con “Ra”.

Con ese mismo fuego que emana por sus ojos, los leones podían matar a las serpientes por la noche, por lo cual se colocaban las imágenes o esculturas de ellos a las entradas de los templos para que los protejan de las criaturas de la noche, algo muy común en otras culturas del mundo también.

Continuará en; “Los Gatos, las estrellas esotéricas más antiguas, (Part. II)

Image; flickr 12

Esoterismos.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos