Escrito por

El mistico “Jade”

El Jade se compone de dos tipos diferentes de rocas, “Nefrita y Jadeita“, esta ultima es la que mas variedades de colores tiene, así como mayor dureza, encontrándose solo en 4 lugares del mundo: Burma-California-Japón y Guatemala.

La Nefrita es el llamado Jade Chino, siendo Taiwan donde su explotación es extensa, el color del Jade es blanco, los colores que presenta se deben a su combinación con minerales, siendo estos: verde, negro, lila, marrón, dorado, rosa, celeste, amarillo, etc.

El Jade Negro es la roca más difícil de encontrar, muy utilizado por los Mayas, para sus rituales, así como los chinos también lo revistieron de un gran poder mágico.

El Jade Verde es el mas común, los Mayas le atribuían el poder de la “fertilidad y la abundancia“, el verde oscuro era el elegido para la confección de amuletos.

Recibía el nombre “Yupara los chinos que significa “Tesoro” y cuyo simbolismo se asociaba a la nobleza, para la “Perfección y la Longevidad“.

Los rituales místicos Mayas en lo referente a las ceremonias mortuorias, utilizaban el Jade para la confección de mascaras, ya que el material era relacionado con la vida eterna, siendo el Jade color verde claro, el que aseguraba el transito hacia el mas allá, colocaban una piedra de jade debajo de la lengua del difunto, para que cuando saliera el alma por la boca se llevara el Jade, por que este le iba a permitir el acceso al otro mundo.

Para los pueblos prehispanos el valor del Jade era superior al del oro, por que para ellos tenia el poder de acumular las energías cósmicas o universales divinas.

Otra de las creencias de los pueblos meso americanos, era la incrustación de Jade en los dientes, ya que creían que al hablar podían influenciar a las personas por la emisión de energías hipnóticas, influyéndolos a su favor.

Según la Gemoterapia goza de propiedades terapéuticas, en particular de efectos sobre los riñones, ya que su traducción en Latín es; “Piedra Urinaria“, así como estimuladora sexual.

Image; flickr