-    Escrito por gon

Una casa en tus sueños

En el mundo de los sueños la casa nos representa a nosotros, tal y como somos y como nos percibimos: la fachada es el físico que mostramos, el interior es lo que guardamos en nosotros, nuestra personalidad. Así, si la casa con la que hemos soñado es amplia y bonita y, además, estamos encantados en ella, significa que nos sentimos cómodos con nuestra forma de ser actual. Si, por el contrario, estamos a disgusto, puede significar que no terminamos de aceptar los cambios que en nosotros se están produciendo, lo cual puede provocar conflicto y malestar.

Es importante tener en cuenta cómo es exactamente la casa con la que hemos soñado.

Cabaña cálida y confortable

Así pues, ¿cómo es la casa que ves en sueños?: ¿es una casa alegre, llena de colores?, ¿ o es pequeña y desordenada?, ¿resulta lúgubre o es luminosa?, ¿te sientes incómoda?… Aquí tienes varias interpretaciones que te pueden servir como guía:

– Si es pequeña: sentimos la necesidad de tener más espacio, de crecer.

– Si está desordenada: nos vendría bien cierto orden en nuestras ideas para manejar mejor nuestro deambular por la vida.

– Si está atestada de muebles antiguos que estorban más que otra cosa: sentimos demasiado peso debido a recuerdos del pasado que no nos permiten cómodamente seguir adelante.

– Si está vacía: te sientes insegura y sin nada a lo que agarrarte.

– Si es fácilmente accesible: no nos cuesta abrirnos a los demás.

– Está cerrada y escondida: nos escondemos de las miradas ajenas, recluyéndonos en un lugar aislado.

– Si es tu casa, la de siempre: tienes una base consolidada en la que siempre te puedes refugiar.

– Si es una casa nueva: grandes cambios te llegan que afectan a todo tu ser y a lo que te rodea.

– Si es la casa de tu infancia: necesidad de volver a aquello que te daba seguridad al encontrarte en una época difícil.