Uso de la herradura para la buena fortuna

En este artículo vamos a hablar de la herradura como principal atractivo de la buena suerte. Aunque imagino que todos sabrán eso de "para la buena fortuna, una herradura", sin embargo, ¿alguien sabe cuál es el nacimiento de esta atribución mística a la herradura? A continuación, te resolvemos todas las dudas y te ofrecemos toda […]
Consulta gratis tu horóscopo de hoy

En este artículo vamos a hablar de la herradura como principal atractivo de la buena suerte. Aunque imagino que todos sabrán eso de «para la buena fortuna, una herradura», sin embargo, ¿alguien sabe cuál es el nacimiento de esta atribución mística a la herradura? A continuación, te resolvemos todas las dudas y te ofrecemos toda la información sobre el Uso de la herradura para la buena fortuna.

herradura-buena-suerte-proteccion

El uso de la herradura como amuleto de la suerte tiene orígenes muy antiguos. De la misma manera que ocurre para otros símbolos, existen varias creencias populares sobre las herraduras y porqué este está considerado un objeto capaz de alejar el mal de ojo. Colgando fuera de muchas casas, su uso como botín se encuentra en épocas lejanas y en diferentes tradiciones.

Origen de la herradura de la suerte

A pesar de parecer remontarse a la Antigua Grecia, se suele atribuir al siglo X el origen de la herradura de la suerte, en Inglaterra y en torno a la figura de San Dunstan, Arzobispo de Canterbury.

Según a leyenda, todo comenzó cuando a San Dunstan se le apareció una criatura con forma de animal y hombre. Este le pidió a San Dunstan, quien trabajaba de herrero en una ciudad de Inglaterra, que le colocara una herradura.

Sin embargo, al arzobispo no le dio buena espina aquella extraña criatura, y creyó tener delante de él al mismísimo diablo, por lo que su interés no era contentarlo, sino conseguir espantarlo. San Dustan le colocó la herradura a la criatura de forma que este sufriera y suplicara que parase.

A raíz de esto, la herradura fue conocida como el elemento capaz de ahuyentar el mal de quien la llevase, y dado que en aquella época las casas sufrían muchos ataques de animales debido a que estaban en continuo contacto con bosques, empezaron a colocar herraduras para que estas los ahuyentaran si es que eran enviados por el diablo.

Por otro lado, se dice que en la época de los campesinos y caballeros, cuando estos últimos perdían la herradura durante el viaje, era una oportunidad para que los trabajadores pobres ganaran dinero, que podrían volver a armarla a cambio de una moneda. A partir de esta práctica, comenzó a creer que encontrar este objeto y exponerlo en la propia casa traería buena suerte .

En otros tiempos, sin embargo, la creencia de que la herradura era un amuleto se generalizó. En la antigua Roma , por ejemplo, se decía que tenía poderes celestiales y protectores debido a su forma semilunar. Por esta razón, las puertas de la casa fueron apartadas para ahuyentar enfermedades y malos augurios. Colgaba hacia arriba, porque se creía que la negatividad se capturaba en el semicírculo perfecto.

Otra creencia sobre los poderes de la herradura, asegura que la fuerza de expulsión del mal de ojo se deriva de la forma similar al aparato genital femenino. En la antigüedad se creía ampliamente que los símbolos relacionados con la sexualidad femenina podían distraer a los espíritus malignos. La prueba se encuentra en algunas puertas de las iglesias construidas en la Edad Media, en las que había bajorrelieves que representan el órgano genital de una mujer, para que los demonios distraídos, no pudieran entrar.

El uso de la herradura como un amuleto de la suerte se ha transmitido de era en era, preservando el poder del amuleto hasta nuestros días. En muchos países, el uso de este objeto está muy extendido, de hecho, es fácil encontrarlo en los hogares. Es costumbre regalarla a quienes acaban de comprar una casa nueva. Una señal de que muchos creen en sus poderes para expulsar el mal de ojo y la buena fortuna.

Uso de la herradura para la buena fortuna

herradura-buena-suerte-colgada

Se dice que las herraduras, de hierro por supuesto, son un buen amuleto para atraer la buena suerte, y otros, que en realidad es un talismán protector para alejar los males del lugar donde esté colocada. Además, según las creencias, la herradura debe llevar siete clavos, pues es un número con significado propio en numerología. El número siete significa buen augurio.

Existen muchas otras dudas acerca de cómo se coloca, o dónde colocarla, así que vamos hablar de ello ahora.

¿Dónde se coloca la herradura de la suerte?

Las herraduras de la suerte se suelen colocar en la entrada de las casas. Según lo que os he comentado, este era su principal objetivo, alejar a los malhechores enviados por oscuras criaturas para sentirse a salvo en sus aldeas. Por ello, las herraduras se colocan en el marco de la puerta o en la entrada del lugar. También puedes proteger una habitación situándola en la entrada, no dentro de esta en la pared.

Su forma de luna creciente y su función de imán atraen fortuna, y también su vínculo con el caballo, un animal con una carga mágica y símbolo de fuerza y ​​vitalidad, también es sagrado porque es el producto de la fragua. La herradura que cuelga de las puertas elimina el mal de ojo y destruye el aura negativa de los visitantes que cruzan el umbral.

¿Cómo se coloca la herradura de la suerte?

Para muchos la respuesta a esta pregunta puede ser muy evidente, sin embargo, no está tan clara la posición de la herradura. Lo que quizás no sepa la mayoría sobre la leyenda que encierra la herradura de la suerte es que, según la posición, la herradura tendrá una u otra función.

Si la colocamos hacia arriba (U), la herradura será un amuleto de protección, y por tanto, alejará a los males del lugar que protege. Y si la colocamos hacia abajo (∩), la herradura proporcionará buena suerte a quien pase por debajo.

Advertisement

Muchas personas la colocan siempre hacia abajo tal y como os hemos señalado, aunque parece tener mayor uso o función si la colocamos con las puntas hacia arriba convirtiéndose así en antenas que absorben la energía cósmica. Por otro lado, a veces se coloca horizontalmente para formar una C, la C de Cristo, como protección en el campo religioso. Colocarla boca abajo en cambio, significa como decimos tener mala suertem, pero también muchas personas consideran que no se debe poner así porque los flujos se invierten y atraen a las fuerzas oscuras.

Cabe añadir que para atraer realmente la suerte, la herradura debe ser encontrada en la calle y luego colgada en la puerta principal.

Ideas para utilizar la herradura de la suerte como amuleto

Hay muchas maneras de llevar esta herradura de la suerte como amuleto en nuestro día a día. Aquí te mostramos algunas ideas.

La herradura de la suerte en colgate

Una de las formas más utilizadas para llevar la herradura de la suerte como amuleto es llevarla en un collar a tu gusto, tal y como vemos en la imagen. Aunque también lo puedes hacer con una pulsera o incluso con unos pendientes. Es una manera muy sutil y bonita de llevar este amuleto.

La herradura de la suerte en tatuaje

Una de las ideas que más estamos viendo últimamente es una herradura de la suerte como tatuaje. Además, es uno de los tatuajes más clásicos que podemos encontrar, al más puro estilo rockabilly o retro. Le puedes dar los matices que quieras y decorarlo a tu gusto. Así llevarás siempre este amuleto de la suerte.

Advertisement

Herradura de la suerte como amuleto tatuaje

La herradura de la suerte como llavero

Seguro que has visto muchos llaveros con una herradura y es que la herradura de la suerte también se utiliza como amuleto en llaveros. Es una forma fácil y cómoda de llevar la herradura siempre con nosotros.

La herradura de la suerte como pendientes

También nos podemos decantar por la idea de llevar nuestra herradura de la suerte en forma de pendientes, de modo que podemos elegir unos que tengan una herradura con los extremos hacia arriba, como hemos dicho, y con ello atraer sin duda, la buena fortuna.

También te puede interesar