Escrito por

Supersticiones y rituales

¿Eres supersticioso?… Dicen que es mejor no serlo, que da mala suerte, pero como es generalmente una costumbre muy arraigada, para el que ha crecido entre personas supersticiosas no puede evitar tener cuidado con ciertas cosas, y el que sólo lo ha oído de lejos también suele seguirlas “por si acaso“.

Barriendo la mala suerte

Aquí te dejamos algunas de las supersticiones más conocidas:

– Si te invitan a brindar, no se te ocurra negarte pues eso no es sólo de mala educación, sino que también puede ponerte la suerte de espaldas durante el resto de la jornada. Cuentan que esta costumbre se remonta hasta la época de la Antigua Grecia, cuando se brindaba para hacer ver al resto de comensales que la bebida no estaba envenenada, (lo cual, por lo visto, era algo usual). Eso si, si brindas, hazlo con la mano derecha para que todo vaya bien y procura que no sea agua lo que contiene tu copa o tu ilusión se volverá transparente.

– El barrer nos sirve no sólo para eliminar la suciedad de la casa sino también para borrar los malos rollos que puedan existir en ella. Ahora bien, no barras de noche, pues eso es solamente cosa de brujas, y no barras hacia afuera o echarás la buena fortuna de tu hogar. Si se rompe el palo de la escoba mientras barres es que el mal es lo que se ha marchado; sigue barriendo con la misma y tira luego el polvo recogido en una maceta. Cuentan, por otra parte, que da muy buena suerte barrer la casa completa con una escoba nueva en la que hayamos escrito la palabra “Suerte”.

Y si tienes algunos de esos amigos pesados, de esos que no te dejan nunca descansar pues se empeñan en visitarte demasiado a menudo, lo que puedes hacer es poner la escoba boca arriba, (es decir, con el cepillo en lo alto), justo tras la puerta de entrada.

– ¡No te vistas de amarillo si vas a hablar ante mucha gente!… Esta creencia surgió cuando Moliere murió en plena actuación teatral mientras iba vestido de amarillo. La obra era “El enfermo imaginario”. Desde ese momento surgió entre los que se dedican al arte de la actuación la creencia de que ese color no puede sino traerles mala suerte si lo utilizan mientras realizan su trabajo. Pero existe una manera de evitar los efectos maléficos de este color: has de atarte un trozo de tela amarilla con tres nudos dentro de tu zapato del pie izquierdo, llevando a su vez otro trozo de tres nudos, pero esta vez negro, en el derecho.

– Si vas a viajar no olvides que los zapatos nunca han de colocarse sobre la maleta, que antes de salir has de humedecer tus manos con agua y sal para purificarte y deja una foto tuya colocada boca abajo para que tu espíritu sepa en todo momento adonde ha de volver. Y una cosa más, si de camino al aeropuerto o estación, o coche, te das cuenta de que el cadáver de algún animal se encuentra cerca no lo mires, no vaya a traerte mala suerte.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos