Escrito por

Una isla en sueños

Soñar con una isla puede tener diversos significados pues diversas son las situaciones en que, en ese sueño, podemos vernos. Siempre subyace la idea de aislamiento, eso si, pero este puede sentirse como emocional o físico, voluntario o forzado, pasajero o permanente, estimulante o castrante, etc.

Los sueños en los que aparece una isla, generalmente desierta, nos hablan de nuestra situación actual, y de un deseo de escapar de ella cierto modo, quizás simplemente para encontrar algo de tranquilidad.

Bien sea porque nos sentimos agobiados en el trabajo, o porque nuestra relación de pareja se está volviendo tensa, o, simplemente porque tenemos la impresión de que los que nos rodean no nos entienden, puede nacer en nosotros la necesidad de apartarnos de todos y de todo para poder pensar, o para liberarnos de las ataduras, o para encontrar la fuerza suficiente que nos empuje a dar ese paso que tenemos que dar.

Pero cuidado, la isla de nuestro sueño ha de ser un refugio pasajero, un lugar para tomar aire y así continuar el camino con los pulmones llenos. Si nos sentimos obligados y preocupados por no poder salir de allí, es que tememos no saber reconducir nuestras vidas pues  no conseguimos salir de nuestro enclaustramiento. Si vienen a rescatarnos, pero no dejamos que lo hagan, es que el orgullo nos está aconsejando mal y nuestros prejuicios están ganando la partida.

Si, por el contrario, queremos salir de la onírica isla y volver a casa, pero no encontramos medios y el mar embravecido nos parece demasiado peligroso, es que nos vemos incapaces de enfrentarnos a nuestras emociones, (no hay que olvidar que el agua representa nuestro lado emocional), y elegimos quedarnos solos, aislados, en vez de correr algún riesgo.