El misterio de la desaparición de Agatha Christie – ¿Qué ocurrió esos días?

Hay un evento en la vida de Agatha Christie que todos sus lectores conocen, pero ciertamente no en detalle, de modo que os queremos ofrecer a continuación todos sus detalles. Atentos porque os hablamos del misterio de la desaparición de Agatha Christie - ¿Qué ocurrió esos días?. Agatha Christie es mejor conocida por ser una […]
Consulta gratis tu horóscopo de hoy

Hay un evento en la vida de Agatha Christie que todos sus lectores conocen, pero ciertamente no en detalle, de modo que os queremos ofrecer a continuación todos sus detalles. Atentos porque os hablamos del misterio de la desaparición de Agatha Christie – ¿Qué ocurrió esos días?.

Agatha Christie es mejor conocida por ser una de las mejores escritoras de misterio de la historia, pero el 3 de diciembre de 1926, desapareció. Durante 11 días, las autoridades no pudieron encontrar a la escritor del misterio. Su coche había sido abandonado al un lado de la carretera y no se la veía por ninguna parte. El público temía lo peor hasta que 11 días después apareció tan rápido como desapareció. Entonces, ¿a dónde fue Agatha Christie y por qué se fue?.

Desaparición de Agatha Christie: sangre en el coche

En 1926, Agatha Christie tenía 36 años y tenía problemas con su esposo Archie. Ese mismo año, su madre falleció y perdió su sistema de apoyo emocional. En lugar de consolarla, Archie dejó a Agatha sola para llorar mientras él se iba de viaje de negocios. A pesar de tener una exitosa carrera en la escritura de misterio, Agatha Christie ya no estaba contenta con su vida. De hecho, ganar mucho dinero solo empeoró su relación, porque Archie quería tomar parte de sus ganancias, y Agatha no quería que él tomara el dinero por el que tanto había trabajado, especialmente cuando sabía que él era infiel a su matrimonio. .

Christie tenía razón al no confiar en su esposo, porque él la engañó a sus espaldas con una mujer llamada Nancy Neele. Agatha se enteró del asunto el 3 de diciembre. Discutieron y él salió furioso, diciendo que se iría a vivir con su amante.

Estaba en estado de shock, y él la dejó sola en la casa con su hija. Durante este tiempo tumultuoso, empacó una maleta y desapareció de su casa en medio de la noche. Antes de irse, se despidió de su hija dormida Rosalind y le dijo a su criada que volvería pronto.

Al día siguiente, la policía encontró su vehículo aparcado a un lado de la carretera, pero Christe no se encontraba por ningún lado. Su costoso abrigo de piel, junto con su licencia de conducir y algunas piezas de ropa estaban dentro vehículo.

El automóvil estaba parado al pie de una colina, como si alguien hubiera puesto el automóvil en marcha y saltara, permitiendo que bajara por la pendiente hasta que se detuviera. Había un pequeño rastro de sangre en el coche, pero no hizo más que dar pie a más misterio ya no había evidencia que indicara que había pasado con la autora o dónde estaba.

Las autoridades temían lo peor, y creían que la escritora podría haber sido asesinada o secuestrada. Considerando que desapareció en el momento en que su esposo anunció su aventura, este se convirtió en el principal sospechoso.

Después de la desaparición de su esposa, Archie Christie recibió la orden de regresar a su casa para ser interrogado por la policía. En la mesa de la cocina había una carta dirigida hacia él de Agatha. Las criadas lo vieron leer la carta antes de tirarla a la chimenea. Esto lo hizo parecer aún más sospechoso.

Desaparición de Agatha Christie: la amante de su marido

Puede que la desaparición de Agatha Christie fuera un misterio que por suerte se acabó resolviendo del mejor modo: con la autora viva, pero no tenemos que olvidar el aparente motivo que provocó que la famosa autora decidiera irse de casa, abandonando a su marido y a su hija.

Nancy Neele fue la causante de la «locura» de Christie. La joven secretaria de Archie Christie con la que este tenía planeado pasar unos días justo antes de que su esposa desapareciera.

Al confesarle a su mujer que tenía una aventura con su secretaria, a la que Agatha conocía ya que la joven asistía habitualmente a la mansión de los Christie, la autora más célebre no lo dudó y decidió marcharse dejando atrás su vida.

Nunca se llegó a saber si ciertamente Agatha Christie quiso desaparecer por culpa de esta joven amante pero lo que sí se sabe es que cuando fue descubierta, la autora se había alojado en un hotel con una identidad secreta. Para pasar desapercibida, Christie se había cambiado el nombre al de Teresa Neele, utilizando el apellido de la amante de su marido en un guiño cuanto menos, escabroso.

Desaparición de Agatha Christie en la prensa

La desaparición de Agatha Christie se convirtió en la historia sensacionalista perfecta, con todos los elementos de una novela de la propia de Agatha Christie. Cerca de la escena del accidente automovilístico se encontraba un manantial natural conocido como la Piscina Silenciosa, donde dos niños pequeños tenían fama de haber muerto. Algunos periodistas se aventuraron a sugerir que la novelista se había ahogado deliberadamente.

Sin embargo, su cuerpo no se encontraba en ninguna parte y el suicidio parecía poco probable, ya que su vida profesional nunca había sido tan optimista. Su sexta novela, El asesinato de Roger Ackroyd, se estaba vendiendo bien y ya era un nombre familiar.

Algunos dijeron que el incidente no fue más que un truco publicitario, una artimaña inteligente para promocionar su nuevo libro. Otros insinuaron un giro de los acontecimientos mucho más siniestro. Hubo rumores de que había sido asesinada por su esposo.

Advertisement

Arthur Conan Doyle, un entusiasta ocultista, intentó usar poderes paranormales para resolver el misterio. Llevó uno de los guantes de Christie a una médium célebre con la esperanza de que proporcionara respuestas. No lo hizo. Y como no, todo aquello se fue publicando día tras días en los periódicos del Reino Unido, como el Daily Mail, así como del resto del mundo.

De hecho, para la segunda semana de la búsqueda, la noticia se había extendido por todo el mundo. Incluso apareció en la portada del New York Times.

Hasta el 14 de diciembre, ya que once días después de su desaparición, Agatha Christie fue finalmente localizada. Fue encontrada sana y salva en un hotel en Harrogate, pero en circunstancias tan extrañas que plantearon más preguntas de las que resolvieron. Christie misma no pudo proporcionar ninguna pista de lo que había sucedido. Ella no recordaba nada y el caso aunque cerrado siguió siendo motivo de varios artículos a lo largo de los años, hasta que Christie y Archie se divorciaron en 1928.

Desaparición de Agatha Christie: resolución

Tras ser encontrada Christie y que esta declarara a los agentes que no se acordaba de nada de lo que había sucedido, la policía llegó a la conclusión de que Agatha Christie había salido de su casa y viajó a Londres, chocando su auto en el camino.

Luego habría tomado un tren a Harrogate. Al llegar a la ciudad balneario, se registró en el Swan Hydro, ahora el Old Swan Hotel, casi sin equipaje. Extrañamente, usó el nombre falso de Theresa Neele, la amante de su esposo.

Advertisement

Harrogate era el colmo de la elegancia en la década de 1920 y estaba lleno de jóvenes de moda. Agatha Christie no hizo nada para despertar sospechas mientras se unía a los bailes y el entretenimiento de Palm Court. Finalmente fue reconocida por uno de los jugadores de banjo del hotel, Bob Tappin, quien alertó a la policía. Avisaron a su esposo, el coronel Christie, quien fue a recoger a Agatha de inmediato.

Pero su esposa no tenía prisa por irse. De hecho, ella lo mantuvo esperando en el salón del hotel mientras se cambiaba su vestido de noche.

Agatha Christie nunca habló sobre los once días perdidos de su vida y a lo largo de los años se ha especulado mucho sobre lo que realmente sucedió entre el 3 y el 14 de diciembre de 1926.

Su esposo dijo que había sufrido una pérdida total de memoria como resultado del accidente automovilístico. Pero según el biógrafo Andrew Norman, la novelista bien pudo haber estado en lo que se conoce como un estado de «fuga» o, más técnicamente, un trance psicógeno. Es una condición rara causada por trauma o depresión.

Norman dice que su adopción de una nueva personalidad, Theresa Neele, y su incapacidad para reconocerse en las fotografías de los periódicos fueron signos de que había caído en una amnesia psicógena.

«Creo que ella era suicida», declaró Norman. «Su estado mental era muy bajo y más tarde escribe sobre ello a través del personaje de Celia en su novela autobiográfica Unfinished Portrait».

Advertisement

Pronto se recuperó por completo y retomó su trabajo como escritora. Pero ya no estaba preparada para tolerar las burlas de su marido: se divorció de él en 1928 y luego se casó con el distinguido arqueólogo Sir Max Mallowan en 1930 con quien permaneció casada hasta su muerte en 1976.

Probablemente nunca sabremos con certeza qué sucedió en esos once días perdidos. Agatha Christie dejó un misterio que incluso Hércules Poirot no habría podido resolver.

También te puede interesar