¿Qué es el Budismo Zen? Filosofía y prácticas

Cuando pensamos en algo o alguien "zen" siempre nos viene a la mente la imagen de la calma y lo cierto es que así, aunque deberíamos pensar también en los monjes budistas que son aquellos que practican esta filosofía. Veamos a continuación con detalle, qué es el Budismo Zen, cuál es sus Filosofía y sus […]
Consulta gratis tu horóscopo de hoy

Cuando pensamos en algo o alguien «zen» siempre nos viene a la mente la imagen de la calma y lo cierto es que así, aunque deberíamos pensar también en los monjes budistas que son aquellos que practican esta filosofía. Veamos a continuación con detalle, qué es el Budismo Zen, cuál es sus Filosofía y sus prácticas.

Que es el budismo zen filosofia y practicas

El budismo Zen es algo que puede que te suene lejano, pero lo cierto es que tú también lo puedes practicar en casa aunque para ello tienes que conocer cuál es su origen, su filosofía y sobre todo qué tipo de prácticas existen al respecto. No es lo mismo (aunque se sirve de ella) que la «simple» meditación, sino que es algo mucho más profundo que puede llegar a cambiarte la vida, de modo que te recomendamos que sigas leyendo para conocerlo bien.

¿Qué es el Budismo Zen?

El zen es una filosofía de vida; deriva de la palabra sánscrita que significa «meditación» (dhyana en sánscrito, ch’an en chino y zen en japonés).

Según las palabras del filósofo inglés Alan Watts, el budismo zen es una forma de ver la vida que no pertenece a ninguna categoría formal del pensamiento occidental moderno. No se trata de religión o filosofía; No es psicología o un tipo de ciencia.

El zen es una forma de vida, un viaje de exploración, su objetivo es buscar la felicidad en el aquí y ahora. Esta filosofía promueve la conciencia natural en tu vida diaria.

Definir el Budismo zen es como tratar de describir el sabor de la miel a alguien que nunca la ha probado. Puedes tratar de explicar la textura, el aroma o puedes compararlo con alimentos similares. Pero la miel es miel. Hasta que lo pruebe, permanecerá en la ilusión de cómo podría ser.

Lo mismo ocurre con el Zen, porque es una práctica que requiere experiencia, no un concepto que solo se puede entender racionalmente.

El nacimiento del zen.

El zen pertenece al corazón de la cultura japonesa y a las escuelas budistas japonesas.

Es una práctica que se ha transmitido continuamente y que se remonta al despertar de un hombre llamado Siddhartha Gautama , de cuya vida Herman Hesse se inspiró para escribir el libro «Siddhartha».

Siddhartha alcanzó la iluminación debajo del árbol Bodhi, una antigua higuera sagrada, al pie de la cual meditó sobre los grandes misterios de la vida y luego llegó a la iluminación y se convirtió en el Buda hace 2.500 años.

Que es el budismo zen filosofia practicas

La filosofía del Budismo Zen

El zen adopta algunas doctrinas budistas esenciales. Son principalmente tres: Anatta, Anicca y Dukkha. Os las explicamos a continuación:

  • Anatta es la fe en ti mismo: La fe no se entiende como fe religiosa sino confianza en uno mismo . Fe en las capacidades de tu mente, una fe que se puede aumentar gracias a la práctica de la filosofía zen. Anatta, en sánscrito anatma,  significa que el ego, la persona, el «sujeto», como centro espiritual, unifica todas las actividades de los sentidos.
  • Anicca que es «él duda»: El método Zen es un método científico. De hecho, el enfoque científico lo empuja a dudar y no creer en cosas que no se han demostrado experimentalmente antes. Se trata de tener un nivel de escepticismo inteligente . De hecho, hay un tipo de escepticismo que rechaza todo a priori y que mantiene una actitud negativa y hay un escepticismo saludable que sirve para comprender las cosas con mayor profundidad. Anicca (en sánscrito anitya) que significa «impermanencia» e «inconsistencia»: para el budismo nada es duradero y sustancial, en realidad todo y cada la forma se descompone y se transforma continuamente, todo fluye, nada permanece igual.
  • Dukkha que es la autodisciplina. Se necesita una resolución firme para continuar practicando a pesar de todos los obstáculos que pueda encontrar en el camino. Para desarrollar una gran determinación, debes tener paciencia y autodisciplina. Si faltan, será más fácil para ti renunciar a la primera dificultad. Dukkha (en sánscrito duhkha), que literalmente significa «sufrimiento», «dolor», una traducción que sin embargo no transmite completamente la complejidad y los matices de su significado original. El budismo considera el sufrimiento inherente a nuestra propia condición como seres humanos y a nuestra incapacidad para abandonar lo que es transitorio y vacío para consolidar lo que es permanente y verdaderamente importante para realizar nuestra naturaleza.

Que es budismo zen filosofia y practicas

Cómo practicar el Budismo zen

La filosofía del Budismo Zen es algo que puede beneficiarnos mucho en nuestra vida. Para su práctica debemos concentrarnos principalmente en la meditación y en el llamado «zazen», un tipo de meditación que se realiza de manera sentada.

Hemos resumido algunos principios de la filosofía Zen que se aplicarán para tener una actitud más relajada , resolver problemas de una manera lúcida y disfrutar más la vida.

Vive en el aquí y ahora

Si vives bajo los constantes ataques de tu mente y el estrés de los días ocupados de trabajo, o si tu cerebro está bajo el asedio de los pensamientos, probablemente no estés viviendo aquí y ahora.

¿Cómo puedes traer calma y paz a tu vida? Según la filosofía zen, la respuesta es aprender a estar presente. No importa cuán fuera de control esté su día o cuán estresante sea tu trabajo, estar presente puede convertirse en un oasis de bienestar.

Presencia, conciencia, atención plena , son términos que indican el logro del mismo estado.

La esencia de la atención plena es tomar conciencia del entorno que te rodea y prestar atención a cada acción que realices. Significa vivir en el momento presente, no atrapado en el pasado, en el futuro y en las otras dos posiciones mentales de las que te hablé aquí .

Aquí hay algunas estrategias prácticas para vivir en el momento presente siguiendo la filosofía Zen:

  • Presta atención a las actividades diarias. La próxima vez que tengas que hacer actividades diarias centradas en las percepciones sensoriales . Por ejemplo, mientras lava los platos, concéntrate en las sensaciones del jabón que se desliza entre tus dedos, el calor del agua, etc. Mantente enfocado en el momento, sea lo que sea que estés haciendo. La práctica consciente diaria es la que da mejores resultados para aumentar tu nivel de conciencia y serenidad.
  • Disfruta las cosas simples. En el budismo zen, la belleza no se encuentra en decoraciones brillantes o en la recolección de objetos preciosos. La belleza del Zen se encuentra en las cosas simples y en la tranquilidad, abrazando la armonía de todas las cosas. Es una belleza que refleja la tranquilidad y el vacío que habita en medio de los constantes cambios. Los monjes zen encuentran belleza en los elementos de la naturaleza: en rocas, agua, plantas, arena y pequeños puentes de madera.

Conócete a ti mismo a través de la autorreflexión

El sol y la luna siempre son brillantes, pero pueden no ser visibles porque están oscurecidos por nubes y niebla, de la misma manera que la naturaleza del Buda siempre está presente dentro de nosotros, pero puede no ser visible porque está cubierta por nubes de odio e ilusión. A través de la meditación, eliminas estas capas de nubes que esconden tu verdadero ser para que tu verdadera esencia pueda aparecer, brillando y radiante en su pureza.

Cuando el Buda se iluminó bajo el árbol Bodhi, se dio cuenta de que la verdad que estaba buscando no era más que su verdadera naturaleza, que siempre había estado con él desde el principio de los tiempos.

Para conocerte a ti mismo antes que nada, es importante separar lo que somos de nuestro ego , es decir, la falsa identidad que prácticamente cada persona ha desarrollado al crecer. De hecho, nuestra mente está continuamente dominada por un tren aparentemente interminable de pensamientos egocéntricos, de codicia, apego, ira, orgullo, envidia, etc.

El ego siempre está al acecho y es la causa del mayor sufrimiento, así como el alimento para la mente del mono :). Ser consciente de tu presencia es fundamental para comprender que no eres tu pensamiento.

La auto-reflexión (auto-reflexión) es una herramienta para aumentar la conciencia y abrir los ojos hacia adentro. Esta práctica consiste principalmente en atraer tu atención a la multitud de pensamientos ilusorios que desordenan el espejo de tu mente para mantenerla brillando.

Practica el zen

Agarrar las enseñanzas de la filosofía zen no es suficiente, lo más importante es ponerlas en práctica.

Piense en un atleta que quiere convertirse en un nadador experto. El entrenador puede mostrarle cómo nadar técnicamente sin problemas sobre su espalda, puede alentarlo a que haga lo mejor que pueda, pero el resto lo deberá hacer él. Si no se sumerge en el agua e intenta nadar, si no es constante en la práctica de los ejercicios, nunca será un buen nadador. La única forma de aprender es saltar al agua y comenzar a practicar las enseñanzas que se le dan.

En el budismo zen es lo mismo.

La práctica de la meditación zen o zazen ( meditación «za» y meditación «zen» en japonés, significa meditación sentada) es el corazón del budismo zen. La meditación zen consiste en vivir el momento presente, estar alerta a lo que sucede y conocerte a ti mismo. Es a través de la práctica del zazen que Gautama llegó a la iluminación y se convirtió en Buda.

Zazen es una actitud de despertar espiritual, que cuando se practica puede convertirse en la fuente de donde fluyen todas las acciones de la vida diaria: comer, dormir, respirar, caminar, pensar.

Finalmente, se necesita una resolución firme para continuar practicando meditación diariamente a pesar de todos los obstáculos que puedas encontrar en el camino.

Deja ir lo que no te ata y lo que no gusta

Existe un proverbio zen que dice lo siguiente: «Haz que tu espíritu sea como el viento que pasa sobre todas las cosas sin apegarse a ninguna de ellas».

Según la filosofía zen, la mayor parte de nuestro sufrimiento es el resultado de dos fuerzas en conflicto : el apego que nos empuja a desear cosas que no tenemos y la aversión, una fuerza repulsiva en la raíz de muchos miedos, conducta evasiva y resistencia interna.

Ejemplos de apego o aversión son: temer la desaprobación de otras personas, no ser reconocido como el mejor, envidiar los logros de los demás, la necesidad de controlar todo, el miedo a ser rechazado.

Este principio te invita a encontrar un equilibrio entre estas dos fuerzas opuestas que continuamente te arrojan a ambos lados. Nuevamente, el secreto es vivir en el momento presente.

La práctica del aquí y ahora, de hecho, te hace casi totalmente inmune a los apegos y aversiones, ya que estas dos fuerzas para estar activas requieren pensamientos que anticipan el futuro o esa venganza del pasado .

Artículos de interés:

También te puede interesar