Escrito por

Supersticiones celtas

Del pueblo celta, pueblo que se extendió por Europa durante los mil años antes de que comenzara la era cristiana, nos han quedado importante vestigios y tradiciones. Y también curiosas supersticiones

Por ejemplo, los celtas creían que soñar con caballos era un signo claro de buen augurio y que traía mucha y buena suerte. En cambio es señal de mala suerte que comiences un trabajo un viernes, que te mudes a otra casa un sábado, que se caiga hacia atrás el asiento en la que estás sentado y del que te acabas de levantar, o encontrarse con un gato o un perro nada más salir de tu morada.

También aseguraban que el alma de la última persona que había sido enterrada en un cementerio se encontraba atada a él y sumisa a las demás almas hasta que otra posterior la reemplazara, o que si escuchas el sonido del búho es que la muerte se encuentra por los alrededores. Y no se te ocurra nunca señalar con el dedo pues es lo que hacían las brujas antiguamente para invocar el mal de ojo sobre alguien en concreto.

Otras supersticiones o creencias no resultan tan negativas, como la que anuncia que el séptimo hijo de un séptimo hijo será alguien muy especial que poseerá poderes como el de la clarividencia o el de poder curar con la simple imposición de sus manos.

Y, ahora que se encuentra cerca la noche de las hogueras de San Juan, (noche del 23 al 24 de junio), no olvides dar tres vueltas completas a una de las hogueras, de este modo conseguirás que la enfermedad no te visite durante todo un año.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos