Cómo aprender a meditar desde cero

Los beneficios de la meditación son muchos y es por eso que cada vez más personas se deciden a practicarlo. Por eso, vamos a explicarte Cómo aprender a meditar desde cero. Para que te animes a probar la experiencia y que el ser novata no sea una excusa ni un impedimento para practicarlo. Por qué […]
Esoterismos.com
Consulta gratis tu horóscopo de hoy

Los beneficios de la meditación son muchos y es por eso que cada vez más personas se deciden a practicarlo. Por eso, vamos a explicarte Cómo aprender a meditar desde cero. Para que te animes a probar la experiencia y que el ser novata no sea una excusa ni un impedimento para practicarlo.

Por qué aprender a meditar

aprender-a-meditar-2-istock

La meditación no solo es un método de relajación sino que también nos ayuda a conocernos a nosotros mismos ya que supone un acto de recogimiento y reflexión. Por eso, es que a través de la meditación podemos reconocer qué sentimientos y emociones son las que nos embargan, ya sean de ira, rabia, tristeza, enfado, frustración o miedo.

Lo mejor de todo es que incluso puedes llegar a descubrir el origen de dónde proceden todas esas emociones que te invaden en momentos determinados de tu vida, entender sus causas e interpretar tu momento presente. Con toda esta información, reconociendo tus emociones y los miedos que las hacen nacer, puedes gestionarlo y hacer más llevadera tu vida.

Sencillamente, cuando sabes por qué sientes cómo sientes y por qué te comportas como lo haces, es más sencillo que actúes en consecuencia y vayas corrigiendo fallos de comportamiento que, hasta el momento, habían venido dándote problemas o causándote infelicidad.

La meditación es útil porque contribuye a reducir la ansiedad y el estrés, lo cual es un primer paso fundamental para mejorar nuestra calidad de vida y alcanzar el bienestar. A efectos psicológicos, meditar es una buena herramienta para aumentar nuestra autoestima pues comprenderemos que si bien no somos perfectos, la realidad es que ni falta hace que lo seamos, porque la perfección no existe y solo tenemos que dejarnos fluir e ir viviendo, aprendiendo y adaptándonos de manera espontánea a cada etapa de nuestra vida o vivencia.

También te gustará:

Además, cuando estamos en equilibrio también se equilibran nuestras hormonas. Y estas son las responsables de que subamos o bajemos de peso, de que padezcamos enfermedades como el colesterol o la diabetes. Si las hormonas están equilibradas, tendremos mejor salud, dormiremos mejor y nuestro organismo funcionará con fluidez.

Pasos para aprender a meditar desde cero

aprender-a-meditar-3-istock

¿Que nunca has meditado? Pero te pica la curiosidad, ¿verdad que sí? Sin problema. No hay que hacer un cursillo para aprender a meditar, sino tan solo ponerse a ello. Es cierto que alcanzar un estado de relajación total es muy complicado. Y las primeras veces será prácticamente imposible que realices la meditación eficazmente. Dejar la mente en blanco, ignorar los pensamientos que acudirán a nuestra cabeza y abstraerse de cuanto nos rodea por unos minutos es algo que requiere de voluntad y, sobre todo, de práctica. Pero exactamente de eso se trata, tan solo de practicar, así que no desistas en la primera sesión, y continúa meditando, porque aunque no te concentres al cien por cien, te aportará beneficios a tu salud.

Te enseñamos cuáles son los pasos para aprender a meditar desde cero. Y verás que es una actividad que cualquier persona puede realizar, independientemente de cuál sea la edad, el sexo, la cultura o condición social. Las personas enfermas también pueden practicar la meditación ya que no entraña riesgo alguno ni tampoco exige de esfuerzo físico. E incluso los niños pueden iniciarse en la meditación como un juego.

Paso primero. La comodidad es la clave

Debes encontrar el momento perfecto, el lugar idóneo y que todo tu entorno te acompañe. Esto incluye llevar ropa cómoda, apagar teléfonos, radios, televisores, pcs y tablets y evitar que nadie nos moleste durante un buen rato. Si el reloj te molesta, o el anillo, pulsera o una cadena, quítatelos. Fuera todo lo que te haga sentir incómoda.

Paso segundo. El lugar

Ya lo hemos adelantado hace un momento, pero el lugar es otro factor a tener en cuenta. La playa, el parque, un jardín o un espacio en contacto con la naturaleza son idóneos. En defecto, tu propia habitación o un lugar donde te sientas tranquila y nadie ni nada interrumpa.

Paso tres. Sentarse correctamente

aprender-a-meditar-4-istock

Puede parecer una tontería, sobre todo teniendo en cuenta que solemos sentarnos mal por costumbre. Pero la postura es importante a la hora de meditar. La espalda tiene que estar recta. Da lo mismo que te sientes en el suelo o en una silla, pero que tu espalda esté recta y puedas respirar bien. Necesitas relajar brazos y hombros.

Paso cuatro. Concentración

Centra tu atención en un objeto que puede ser, por ejemplo, la llama de una vela. También puedes tomar como elemento de referencia tu propia respiración para concentrarte.

Paso cinco. Tus pensamientos, acéptalos

Basta que pretendas dejar la mente en blanco para que consigas justo lo contrario, esto es, un bombardeo de ideas, dudas e imágenes. No pasa nada, déjalos pasar y no te enfoques en ellos. Cuanto más valor les des, más tardarán en irse. Pero si pasas de ellos y simplemente los dejas estar, se aburrirán y se irán. Sé que suena a chiste, pero casi sucede de esta manera.

Relájate también con el masaje Shiatsu:

Consejos para aprender a meditar

aprender-a-meditar-5-istock

Empieza poco a poco con la meditación. Esto implica comenzar con un periodo de tiempo breve. Si quieres, puede durar apenas 1 minuto tu meditación, e ir aumentando los minutos poco a poco hasta alcanzar unos 20 o 30 minutos que es el tiempo aconsejable para la sesión.

Otro consejo es no abandonar. Insiste y convierte en rutina tu práctica. Al paso de los días, irás alcanzando mayores niveles de concentración y mayores récords en cuanto a tiempo.

Ventajas de la meditación

Civilizaciones de 3000 años de antigüedad han practicado la meditación así que hablamos de una técnica que ha perdurado con el paso de los años. La meditación favorece la neuroplasticidad del cerebro, mejora la concentración, alivia la depresión y favorece la felicidad o sensación de placer. Además, meditar nos vuelve más creativos y nos hace fuerte al dolor.

Tampoco olvides, que si bien la meditación es un ejercicio individual, sin embargo, se puede vivir hacer en grupo para socializar con personas afines y hacer de tus sesiones un momento aun más ameno.

Te puede interesar:

Galería de imágenes Cómo aprender a meditar desde cero

Esoterismos.com
Cómo aprender a meditar desde cero
3
3.00 - 1 Voto

También te puede interesar